Industria de equipamiento médico da el salto en la atención

Telemedicina, inteligencia artificial, robótica, dispositivos innovadores. Todos son conceptos que están sonando con fuerza en el área de salud y que podrían estar cada vez más cerca de los paciente

 

En 2015, Estados Unidos gastó US$ 3,2 billones (millones de millones) en salud, cifra equivalente al 18% de su PIB y la más alta de los países de la OCDE. Según Forbes, este número podría reducirse en US$ 300 mil millones con la revolución digital, especialmente en el área de las enfermedades crónicas, donde avances como la telemedicina, la movilidad, el cloud, los wearables, la inteligencia artificial y el Big Data son sólo algunas de las áreas que están dibujando un panorama de atención distinto al tradicional.

 

Un informe de Cisco señala que, actualmente, todas las industrias deben considerar el "efecto Amazon", que está llevando a los consumidores a esperar el mismo nivel de personalización y contacto que obtienen con esa tienda en línea. En salud, esto ha generado pacientes selectivos, que no están dispuestos a invertir tiempo en procesos tradicionales y papeleo, y que quieren acceso inmediato a los médicos, a los resultados de laboratorio y a los centros de contacto, con transparencia en los precios y apoyo para tomar decisiones respecto a la atención médica.

Expectativas que, según el estudio, pueden ser nuevas oportunidades para los operadores de los servicios de salud. De hecho, estos centros están recibiendo la presión de una población que envejece y presenta cada vez más enfermedades crónicas, incrementando su demanda por servicio y los costos.

"El sector de la salud viene experimentando cambios drásticos en los últimos años, con el envejecimiento de la población -la cantidad de personas con 60 años o más se triplicará en el mundo y llegará a los 2.000 millones en el año 2050-, el rápido crecimiento de las enfermedades crónicas y , al mismo tiempo, la permanente falta de recursos ante una demanda creciente de servicios de salud", comenta Alejandro Salamendi, Strategic Accounts de Johnson&Johnson Medical Devices Southern cluster.

Además, pacientes empoderados y habituados al uso de tecnología terminan de configurar un panorama cada vez más apto para incorporarlas en la atención. Bruno Gugelmin, Country Leader de Philips Chile, señala que una encuesta hecha por Cisco a 6 mil personas en 10 países determinó que el 70% de los pacientes confiaría en un equipamiento automatizado para proveerles un diagnóstico y determinar si realmente necesitan asistir a un médico.

"No se trata de reemplazar a los doctores ni tampoco de terminar con las interacciones humanas, pero sí es una demostración de que la tecnología, como la inteligencia artificial, brinda mayores oportunidades para la personalización de la atención, ofreciendo mayor confianza e integrándose a la vida de las personas", dice el ejecutivo.

 

Realidad local

Chile presenta un avance importante a nive

 

l regional en la adopción de tecnología médica, tendencia que debería incrementarse en los próximos años, de acuerdo a Tatiana Kraiser, doctora en Genética Molecular y Microbiología de la empresa Arquimed. Para la especialista, esto se advierte en la incorporación de equipos de última generación para diagnósticos y tratamientos quirúrgicos, tanto en hospitales públicos como en clínicas privadas, mientras que se está avanzando en tecnologías para medicina de precisión y preventiva.

"La tecnología bien aplicada puede contribuir eficazmente, entre otras cosas, a disminuir las listas de espera, optimizar las intervenciones y los tratamientos de los pacientes", señala.

El país se ha levantado como un mercado importante dentro de la región para las empresas que desarrollan equipos y dispositivos médicos. Esto se debe, según explican en Philips, a que las instituciones públicas y privadas han mostrado un sostenido interés en invertir en este tipo de tecnologías, generando una enorme oportunidad de crecimiento. De hecho, para esa firma, Chile es el país donde tiene la mayor participación en Latinoamérica.

En la industria afirman, no obstante, que todavía hay un largo camino por recorrer. A juicio de Joel Rydbeck, director de Infor Healthcare LatAm, "Chile está muy avanzado en relación a la mayor parte de Latinoamérica, pero comparado con el avance de la tecnología en salud en EE.UU. o Europa, hay mucho que hacer. La recomendación de la Organización Panamericana de la Salud es que las próximas inversiones en esta área se relacionen con la fragmentación y segmentación de los sistemas de salud. La integración de los sistemas clínicos es un punto crítico a considerar".

Para Ignacio Olivos, director de la Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud (APIS), dispositivos médicos innovadores ya están en todos los centros privados de salud y están siendo incorporados, en menor medida, en los servicios públicos.

Por eso, dice, el desafío de la industria es demostrar que, aunque tienen un alto costo asociado, estos sistemas pueden entregar tratamientos más eficaces y generar ahorros que permiten una rápida incorporación de los pacientes a sus actividades habituales, con menores infecciones intrahospitalarias, entre otros beneficios.

Se trata de equipos cada vez más sensibles, específicos, rápidos, simples y fáciles de usar, que tienen independencia del error humano y permiten hacer trazabilidad. Su mayor aporte estaría ligado a los cánceres más prevalentes, incluyendo colon, gástrico, mama, melanoma, pulmón, próstata y ovario.

"Con estas tecnologías los pacientes pueden, por ejemplo, ser tratados de manera personalizada, con tratamientos específicos, ya que se conocerá la composición genética de los tumores que los afectan y ello permitirá elegir un tratamiento personalizado y de precisión y, por tanto, aumentar las tasas de éxito", precisa Kraiser.

 

Al futuro

Para el gerente general de Siemens Healthineers Chile, Alberto Martínez, está surgiendo una nueva medicina, basada en datos en la nube y en algoritmos de inteligencia artificial. A nivel de diagnóstico, "la medicina será mucho más precisa, los médicos estarán más con el paciente y en los temas importantes, mientras que las máquinas, software y la inteligencia artificial van a eliminar muchos procesos que hoy son manuales".

A nivel de tratamientos, en tanto, el giro debería ser a terapias menos invasivas y precisas. Incluso, dice Martínez, en 15 o 20 años las cirugías abiertas podrían desaparecer para dar paso a procedimientos por vía endoscópica.

Ya es una realidad el uso de wearables y smartphones, en conjunto con servicios en la nube, para identificar tempranamente enfermedades críticas. La secuenciación de nueva generación de ADN permite personalizar los tratamientos e identificar, por ejemplo, perfiles de resistencia a ciertos fármacos. Y los robots en las farmacias de hospitales están reduciendo a cero los errores en entrega de medicamentos y facilitando su seguimiento. Y esto es sólo el comienzo de la revolución que viene.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

La importancia del análisis de datos y la creación de modelos predictivos

December 19, 2017

1/5
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square